Durante la ola de calor en el norte de Francia en agosto de 2003, unas altas temperaturas sin precedentes, durante un período de tres semanas, dieron lugar a 15.000 fallecimientos no previstos. La gran mayoría de ellos eran personas mayores y la investigación posterior reveló que al menos el 50% de los casos podían deberse a la exposición al calor de las personas en los hogares.

Es ampliamente conocido que el cambio climático dará lugar a olas de calor más frecuentes e intensas, así como incrementos en las temperaturas medias. En combinación con el aumento de la urbanización y el envejecimiento de la población, se espera que miles de personas puedan ser afectadas por enfermedades relacionadas con el calor en el 2050.

Históricamente, el calor se ha perdido de forma incontrolada en los edificios debido a los bajos niveles de aislamiento térmico y a las infiltraciones en la envolvente del edificio. Esto ha contribuido a mantener los niveles de sobrecalentamiento en viviendas bajos.

Sobrecalentamiento en los hogares

No obstante, el impulso de la eficiencia energética y los edificios herméticos, parte integral de la agenda contra la pobreza energética y los objetivos para reducir las muertes relacionadas con el frío, supone que ahora se debe prestar una mayor atención al sobrecalentamiento y a reducir su potencial, tanto en los edificios de nueva planta como en las rehabilitaciones.

En definitiva, preocupa que más gente vaya a estar expuesta a un exceso de calor en sus hogares, con consecuencias para su salud y bienestar. El sobrecalentamiento es un tema importante que debe ser abordado.

Algunos factores de riesgo del sobrecalentamiento en los hogares:

Factores de sobrecalentamiento en el hogar
  • Localización

En las ciudades de los climas más cálidos, los barrios con alta densidad de edificación estarán en mayor riesgo de sobrecalentamiento, como resultado del efecto isla de calor urbano.

isla de calor urbano
  • El tipo de viviendas

En este contexto, son muchos los factores afectan el riesgo de sobrecalentamiento, incluyendo la forma y la orientación de la construcción. Los pisos, y sobre todo los de la última planta, a menudo se identifican como de mayor riesgo.

  • Características de la envolvente

La posición del aislamiento, la ligereza de la construcción, el color de la fachada y el tipo, la superficie y la posición de los huecos pueden afectar la probabilidad sobrecalentamiento del edificios.

  • Orientación y la exposición

Los huecos en las orientaciones este y sur son especialmente problemáticos, variando en función de la posibilidad de instalar protecciones solares en verano.

  • Ocupación y comportamiento

Los ocupantes de los edificios que se quedan dentro todo el día podrían experimentar más el sobrecalentamiento.

  • Falta de ventilación

Cuando por problemas de ruido y seguridad se evita la apertura de las ventanas para refrigerar la estancia.

Website Comments

Deja un comentario