La exposición en exceso al calor es una de las principales causas que hace que los edificios sufran sobrecalentamiento. Esto implica que en el interior de los mismos se pierda el confort, haciendo que los usuarios se sientan incómodos.

Cuando el sobrecalentamiento es extremo o se produce de forma recurrente, los problemas van más allá de la pérdida de confort. Se producen situaciones de riesgo para la salud e, incluso en ciertos casos extremos, riesgo de muerte para grupos vulnerables. Un ambiente sano en los edificios contribuye de forma decisiva a nuestro desarrollo social.

En olas de calor cada vez son más frecuentes los fallecidos en el interior de viviendas. A medida que suban las temperaturas debido al cambio climático hay un mayor riesgo de sobrecalentamiento en los edificios.

aire acondicionado

¿Por qué se producen problemas de salud a raíz del sobrecalentamiento?

El cuerpo humano necesita mantener su temperatura corporal media entre 36,1 ° C y 37,8 ° C, aunque puede soportar incrementos temporales de hasta 38 ° C o 39 ° C sin causar daños a la salud. El cuerpo pierde y gana calor por una serie de mecanismos, por ejemplo sudoración. El fracaso de estos mecanismos de termorregulación para hacer frente a altas temperaturas puede conducir a una serie de problemas de salud.

Enfermedades relacionadas con el exceso de calor

Los efectos más leves de la exposición a altas temperaturas incluyen deshidratación, calambres por calor, edema calórico (retención de líquidos a menudo en tobillos y pies), síncope térmico (mareos y desmayos) y reacciones alérgicas. La productividad y la concentración de las personas también pueden verse afectadas.

Los efectos más graves para la salud van desde consecuencias de la salud mental, incluyendo el aumento del riesgo de suicidio, hasta el agotamiento por calor debido a sudoración excesiva y golpe de calor.

¿Qué pueden hacer los usuarios en respuesta al sobrecalentamiento de un edificio?

Con un buen diseño y una buena ejecución, se puede evitar el sobrecalentamiento de los edificios de obra nueva. En el caso de edificios ya existentes que no vayan a rehabilitarse, los habitantes de los mismos pueden seguir unas pautas para eliminar el exceso de calor interior.

Abertura de ventanas y puertas

Una de las acciones más obvias en el caso de sobrecalentamiento en el interior de un edificio es abrir las ventanas para tratar de deshacerse del aire caliente. Esto también puede crear corrientes de aire, que ayuda a la gente a regular su temperatura corporal más rápidamente.

Sin embargo, la apertura de ventanas cuando fuera hace más calor que dentro puede hacer que los problemas de sobrecalentamiento empeoren. En ciertas regiones muy calurosas, en época de olas de calor, se recomienda mantener las ventanas con baja luz solar directa durante el día, con las cortinas cerradas. Por el contrario por la noche es conveniente que se abran.

Este gesto tan cotidiano como abrir una ventana no es posible en todos los hogares. En ciertas situaciones existen problemas de diseño arquitectónico, de falta de ventanas o de seguridad para su apertura. A estos factores hay que sumarle las crecientes recomendaciones de no abrir la ventana por contaminación exterior.

Ventiladores

Los ventiladores eléctricos pueden ayudar a regular la temperatura corporal, sin embargo también pueden causar deshidratación.

No deben utilizarse a temperaturas superiores a 35ºC, es decir, cerca o por encima de la temperatura corporal. En estas situaciones, el aire proporcionado por el ventilador calentará a la gente en lugar de enfriarlos.

Aire acondicionado

El aire acondicionado ha sufrido un auge en la última década como método para la búsqueda del confort interior en las viviendas sobrecalentadas. Las preocupaciones de salud son a menudo una motivación para la instalación de aire acondicionado, especialmente cuando otros medios de regulación de temperatura no están disponibles o son difíciles de adoptar.

Los últimos estudios realizados han determinado que el uso de aire acondicionado disminuye significativamente el riesgo de mortalidad. Pero, por otro lado, el uso del aire acondicionado puede reducir la aclimatación fisiológica, aumentando potencialmente la susceptibilidad de un individuo a los riesgos de salud relacionados con el calor.

¿Qué soluciones existen para evitar el sobrecalentamiento en los edificios?

Deja un comentario