Los interiores de los edificios tienen la necesidad de ser ventilados para renovar el aire y evitar así condensaciones, malos olores y proliferación de partículas en suspensión que pueden llegar a ser malignas para el sistema respiratorio del ser humano.

El Código Técnico de la Edificación contempla para esta ventilación la extracción de aire de los lugares húmedos de una edificación a partir del suministro de aire por parte de los locales secos. Tradicionalmente, ante la falta de estanqueidad se generaba una ventilación no controlada a través de filtraciones en los paramentos exteriores que provocaban una falta de confort interior para los habitantes y usuarios del espacio, ya que el aire que se “cuela” del exterior por las filtraciones no se encuentra a la temperatura de confort interior.

Actualmente con los sistemas de control de estanqueidad de los paramentos y la mejora de la ventilación para evitar condensaciones no necesarias, se consigue aumentar el confort interior de una vivienda en muchos puntos con respecto a los sistemas de ventilación tradicionales.

ventilación-vivienda

Sistemas de ventilación para edificios

Existen dos grandes grupos de ventilación que se contemplan en la realización de las instalaciones de un edificio, ya sea residencial o de cualquier sector económico, según normativa: la ventilación híbrida y la ventilación mecánica.

Ventilación híbrida

La ventilación híbrida puede funcionar de dos modos distintos:

  • Ventilación natural, considerada régimen estático. Se produce principalmente por dos factores: el tiro térmico y el viento.
  • Ventilación mecánica, considerada régimen mecánico. Se produce a través de elementos electromecánicos cuando no hay suficiente tiro de aire natural. En este caso es difícil controlar cuánto aire sale, pero es un sistema muy recomendado para el uso en rehabilitaciones integrales.
ventilacion manual vivienda

Sistemas de ventilación de alta eficiencia para edificios

Queremos hacer una distinción entre sistemas de ventilación de alta eficiencia para edificios eficientes y los anteriormente citados, ya que por mucho que en un edificio se mejore la estanqueidad y el aislamiento en toda su envolvente, si no optimizamos al máximo el sistema de ventilación no obtendremos los resultados de reducción de consumo energético y aumento del confort interior que estamos buscando.

Ventilación mecánica controlada

Al principio de este post hemos hablado de la importancia del control de la ventilación, por ello la ventilación mecánica que conseguimos controlar la introducimos dentro de los sistemas de ventilación de alta eficiencia para edificios, como el catálogo que propone France Air España.

  • Sistemas de simple flujo.

La admisión de aire se realiza desde locales secos a través de microaberturas o de huecos de admisión, y se extrae desde los locales húmedos tanto por sistemas autorregulables como en sistemas de caudal variable. Estos sistemas de caudal variable son los que actualmente se encuentran en auge porque reducen las tasas de ventilación, por lo que aumentan el concepto de eficiencia energética.

La ventilación por sistemas de ventilación mecánica controlada de simple flujo se instala tanto en edificios individuales como colectivos. Como ventaja, en los sistemas colectivos, se tiende a agrupar las extracciones de baños, aseos y cocinas en un único grupo de ventilación en la cubierta y en los sistemas individualizados, cada vivienda garantiza la renovación individual por lo que se adapta más al uso real del espacio interior.

Ventilación eficiente
  • Sistemas de flujo compuesto

Como la evolución del sistema de ventilación mecánica controlada de simple flujo, nacen los sistemas de flujo compuesto que aportan un paso más en la eficiencia energética de las edificaciones manteniendo el confort interior.

En estos casos, el aire de admisión llega desde el exterior pero no son necesarios aireadores ni sistemas de microventilación: el aire se recoje del exterior y se dirige hacia un equipo de recuperador de calor.  La extracción del aire viciado antes de expulsarlo se cruza, no se mezcla, con el aire fresco del exterior por lo que se crea una renovación de aire pero manteniendo el confort térmico del interior del edificio.

El equipo de recuperación de calor, como nos explican desde Stiebel Eltron, recupera energía por lo que en verano hay que saber controlar el sistema para evitar sobrecalentamientos. Para ello se puede incorporar refrescamiento nocturno que genere aire fresco y evite sobrecalentamientos.

Este sistema de ventilación de alta eficiencia puede realizarse gracias a un intercambiador consistente en un sistema de placas donde se cruzan los dos aires (el entrante y el saliente) pero no se mezclan. Como ventaja extra hay que añadir que el aire, al ser impulsado de forma mecánica, se puede filtrar para mejorar su calidad final utilizando filtros como los que ofrece Venfilter que permiten interceptar las partículas en suspensión.

Confort interior, salubridad del edificio, ahorro energético,.. son las cualidades hacia las que deben tender los sistemas de ventilación de alta eficiencia para edificios tanto de obra nueva como de rehabilitación.

Website Comments

Deja un comentario