El sello Passivhaus comienza a traspasar nuestras fronteras y, con él, las nuevas técnicas arquitectónicas que dominarán el mundo de la edificación los próximos años. La situación ambiental en la que nos encontramos obliga a una mayor concienciación y las pautas que ofrece el estándar aseguran un futuro más sostenible y eficiente.

Pero ¿por qué recae en el certificado Passivhaus el devenir de la construcción sostenible?

Certificado Passivhaus: Puntos clave

  • Menor consumo energético: Los inmuebles que se hallen bajo los parámetros del estándar Passivhaus contarán con un gasto energético casi nulo. De esta forma, se consigue disminuir la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, además de aumentar la viabilidad económica de la vivienda.
  • Confort para cualquier clima: Las viviendas Passivhaus son adaptables a todo tipo de entornos y climas. Es habitual verlos presentes en aquellos donde hace más frío, pero su utilidad es la misma para aquellos más cálidos. Lo único que habrá que tener en cuenta son algunas consideraciones en el desarrollo del inmueble, de modo que se puedan aprovechar al máximo las energías renovables.
  • Nuevas tecnologías ecológicas: Una de las características de toda casa con certificado Passivhaus radica en la no obligación (puede resultar hasta perjudicial) de abrir puertas y ventanas para renovar el aire del interior. Esto se consigue a través de un sistema ventilación cruzada gracias al cual se impide cualquier fuga de temperatura que ponga en riesgo el ambiente de confort creado previamente.
Casas Pasivas
  • Una mayor durabilidad: El hecho de contar con un aislante de mayor grosor recubriendo toda la vivienda reduce la exposición a desperfectos provocados por humedades o factores climáticos externos. De esta manera, se logra aumentar esperanza de vida del inmueble de manera considerable.
  • Mayor respeto con el medio ambiente: Toda edificación Passivhaus se encamina a conseguir una mayor sostenibilidad y respeto por el mundo que nos rodea. Apostando por construcciones de consumo casi nulo te ayudas no solo a ti mismo, sino a combatir el efecto invernadero.
  • Amortización en poco tiempo: Los materiales para realizar una vivienda con certificado Passivhaus son más caros de lo que serían para otras construcciones convencionales sin embargo, a la larga, resultan más económicos. El porqué radica en las ventajas que citábamos antes respecto al ahorro de energía. De esta manera, se consigue una amortización del gasto inicial, recuperando la inversión en un plazo medio.

En pocos años será una práctica más que habitual que hoy todavía se encuentra en periodo de implantación en muchos lugares. No te quedes atrás y apuesta por este modelo de eficiencia. Es el futuro.

Deja un comentario