La inserción de la eficiencia energética en España no está siendo sencilla, recientemente hemos sabido por un estudio que nuestro país suspende en eficiencia energética según los objetivos marcados para el 2020. Pero no es un caso aislado: la mayoría de los estados europeos también tienen dificultades para llegar a las metas establecidas.

La concienciación social es cada vez mayor respecto a la necesidad de mejorar la eficiencia energética en España y plataformas como la Tecnológica Española de Eficiencia Energética y ayudas como los Planes nacionales de Ahorro y Eficiencia Energética del IDAE trabajan por llegar a la óptima eficiencia energética.

Desde MARATUM queremos hacer un repaso del concepto eficiencia energética, ¿nos acompañas?

¿Qué es la eficiencia energética?

La eficiencia energética es un término que se acuña con la necesidad de reducir el consumo de energía sin perder calidad de los servicios que se tienen. Es decir, ser capaces de ahorrar y cuidar nuestro entorno sin perder confort ni beneficios conseguidos con la evolución e investigación.

Para poder cumplir con estas pautas de eficiencia energética es necesario que exista una combinación entre control de hábitos de consumo y uso de sistemas de alta eficiencia energética.

Campos de aplicación de la eficiencia energética.

Estas reducciones de consumo no son únicamente de ámbito residencial, también industrias y otros sectores económicos pueden y deben beneficiarse de los ahorros energéticos que supone la consecución de una alta eficiencia energética.

Para ayudar a que particulares y profesionales mejoren este aspecto de su vivienda o empresas, se realizan mediciones de consumo y auditorías energéticas, donde se fijan aspectos a mejorar en todo el conjunto energético de una edificación.

Beneficios de la eficiencia energética

Si trabajamos en conseguir una alta eficiencia energética, no sólo conseguiremos cumplir con los objetivos marcados a nivel europeo para 2020 como país.

A nivel empresarial, obtendremos las siguientes ventajas:

  • Menores costes de producción, al consumir menos energía por unidad producida.
  • Contribuir al cumplimiento de las exigencias ambientales.
  • Mejorar la competitividad global.
  • Menor desperdicio de energía y menor generación de contaminación.

A nivel particular, en nuestras viviendas:

  • Reducción de la factura eléctrica
  • Revalorización de nuestra vivienda al alza
  • Contribución al alargamiento de la vida útil del edificio
  • Cuidado del medioambiente y mejora del entorno que nos rodea

Deja un comentario