Debido al gran aumento de la demanda y la escasez de vivienda disponible en los municipios de los alrededores de Silicon Valley, se está produciendo un gran aumento de los precios de la misma. Ciudades como Palo Alto, Menlo Park o Cupertino, se ven desbordadas de trabajadores con necesidades de vivienda, y es por esto que el precio medio se eleva por encima del millón de dólares, convirtiéndose en una de las zonas más caras de todo EEUU.

La burbuja de precios crece de forma desorbitada, una vivienda cercana a la sede de Google puede superar fácilmente el millón de euros. Todas las grandes empresas tecnológicas quieren tener un hueco en Silicon Valey y a la mínima oportunidad se establecen en la zona. Sin embargo, las dificultades comienzan después.

El difícil acceso a la vivienda provocado por la fuerte demanda, unido a los elevados suelos de las empresas tecnológicas que se agolpan por tener un hueco en Silicon Valley, hacen que las grandes empresas hayan decidido actuar.

El temor a que los trabajadores no encuentren un lugar donde vivir y terminen yéndose, provoca que las empresas más destacadas de la zona estén buscando una solución a este problema. Muchas comenzaron a ofrecer vivienda a sus trabajadores, pero con la subida de precios, este sistema cada vez resulta más costoso. Es por esto que, adelantándose a la situación, han comenzado a invertir en construcciones modulares. Google ha decido comprar 300 unidades de apartamentos modulares y Facebook planea construir 1.500 pisos en Menlo Park.

La inversión de los gigantes tecnológicos de Silicon Valley viene a reforzar una tendencia en alza. Diarios como The Wall Street Journal apuntan que existen inversiones por más de 50 millones de dólares en fabricantes de viviendas modulares o industrializadas para los empleados de Silicon Valley. ¿Será en una vivienda modular donde nacerá el próximo Apple o Google?

Deja un comentario