El sobrecalentamiento se produce cuando un exceso de calor se acumula en el interior del edificio a partir de fuentes externas, como el sol, o a partir de fuentes internas como los electrodomésticos, en cualquier caso que no se pueden eliminar rápida y fácilmente.

Todos los edificios deberían actuar como un amortiguador físico entre el exterior y el interior para proteger a sus habitantes de los extremos del ambiente externo.

La ubicación del edificio, cómo se orienta, cómo se construye, cómo se ventila, la forma en que se calienta, y cómo se utiliza, contribuyen al grado de cumplimiento de este papel “amortiguador”.

Causas del sobrecalentamiento

1. El contexto del edificio. La contaminación externa y el ruido excesivo pueden impedir que los ocupantes de los edificios abran sus ventanas.

2. La temperatura exterior. En un ambiente cálido, cuando las temperaturas exteriores son elevadas, el aire fresco no puede proporcionar suficiente efecto de enfriamiento para hacer frente a un sobrecalentamiento.

3. Las ganancias solares. Las ventanas de doble o triple acristalamiento con recubrimiento bajo emisivo evitan pérdidas de calor, como las que nos exponen Vidurglass. La falta de protección solar, provocará mayores niveles de ganancia solar en la parte más caliente del día y podrán contribuir al sobrecalentamiento; se puede evitar con las propuestas de COLT.

4. Las ganancias internas. Los electrodomésticos, la cocina, las calderas y los depósitos de agua caliente, todos tienen el potencial para irradiar calor, que puede contribuir de manera significativa al aumento de la temperatura interna de la vivienda.

5. El diseño del edificio. Los hogares modernos aumentan los niveles de aislamiento y estanqueidad, como nos explica Biohaus, lo que significa que se conserva más calor dentro de los hogares.

Cualquier cantidad de calor acumulada en los hogares tendrá que ser eliminada de forma activa. Según Vilssa, donde apuestan por una arquitectura sostenible, la ventilación es el principal medio de eliminar el exceso de calor de los edificios y reducir el riesgo de sobrecalentamiento.

Deja un comentario